El Montepío de Conductores San Cristóbal de Tortosa y Comarcas, Mutualidad de Previsión Social a prima fija, fue fundado el día 21 de marzo del año 1930, con el nombre de "EL HUMANITARIO".

Todo comenzó cuando un grupo de amigos, todos del ramo de la mecánica, chóferes, transportistas ....., se reunían, a mediados del año 1929, interesados ??en conseguir una asociación, que en momentos de desgracia, los amparara y ayudara a soportar las penurias que conllevaba en aquellos tiempos, cualquier accidente, o paralización de su profesión.

Consta documentalmente, en el acta de Constitución, que este grupo de amigos, un total de dieciocho, estaba formado por los señores En Primitivo Grau, En Ramón Pons, D. Jose Sabate, Tomás Casanova, Mario Vilaseca, En Pascual Franch , En Luis del Aguila, D. Jose Moreso, D. Jose Caballé, D. Jose Subirats, Tomás Panisello, Manuel Gisbert, Salvador Monllau, En Nicanor Escurriola, En Pedro Ponce, En German Segarra, En Carlos Mesegué, y En Placido Octavio .

De estos dieciocho, nombraron una comisión formada por En Primitivo Grau Sabaté, D. José Moreso Tomas, En Ramón Pons Sanz, y Tomás Casanova Berenguer, para montar los Estatutos, y presentarlos al Gobierno Civil para conseguir su aprobación. Después de numerosas consultas, reuniones, modificaciones, rectificaciones, etc., El 6 de marzo de 1930 se presentó la documentación al organismo indicado, que los aprobó.

El amparo y ayudas eran la defensa jurídica del socio conductor en caso de accidente de tráfico en toda España; fianza ilimitada para poder sacar de la cárcel al socio, en caso de prisión, un subsidio de un duro al día mientras durara aquella situación, en caso de enfermedad un duro al día, en caso de muerte natural, una derrama, de un duro para socio a favor de la viuda o herederos, por vejez o invalidez, setenta y cinco pesetas al mes.

Tuvieron que transcurrir más de veinte y siete años para que la primera mujer conductora, se hiciera socia del Montepío, y fue la señora Na Gabriela Romaguera Colón, que causó alta en diciembre del año 1957. En aquellos momentos el Montepío tenía 935 socios. Tuvieron que pasar cuatro años más o sea hasta el 1961, por que otros dos mujeres más entraran a formar parte de la Entidad.

Eran otros tiempos en los que contrariamente a los actuales, muy pocas mujeres eran conductoras. En la actualidad y desde hace ya varios años, al cumplir la edad, tanto chicos como chicas, obtienen permiso de conducir. En aquella época se podían prácticamente contar con los dedos de la mano, las mujeres que conducían, y podíamos decir que era una profesión o actividad prácticamente reservada a los hombres.

Por los años setenta, dado el incremento del parque móvil y necesidades sociales, se aumentaron la cuantía de las prestaciones, y así sucesivamente se han ido acomodando hasta las que se ofrecen en la actualidad, siendo la última incorporada, la ayuda de abonar el importe del curso total o parcial de sensibilización y reeducación vial, al correspondiente centro recuperador, cuando el asociado haya perdido puntos del permiso de conducir.